If you are an ASTM Compass Subscriber and this document is part of your subscription, you can access it for free at ASTM Compass
    ASTM D256 - 10‚†(reaprobadoenel‚†2018)

    Métodos de prueba estándar para la determinación de la resistencia al impacto de los plásticos mediante el Método de péndulo Izod

    Active Standard ASTM D256 Developed by Subcommittee:

    Book of Standards Volume: 08.01


      Format Pages Price  
    PDF 27 $200.00   ADD TO CART

    Historical Version(s) - view previous versions of standard

    Translated Standard(s): English

    ASTM License Agreement

    More Standards Related Products


    Significance and Use

    5.1 Antes de continuar con estos métodos de prueba, se deben consultar las especificaciones del material a probar. Cualquier preparación de un espécimen de prueba, acondicionamiento, dimensión o parámetro de prueba, que se aborde en las especificaciones de materiales, tendrá más prioridad que aquellos mencionados en estos métodos de prueba. Si no hay especificaciones de material, se aplican las condiciones predeterminadas.

    5.2 La prueba de impacto de péndulo indica la energía de rotura de los especímenes de prueba estándar de tamaño específico, de acuerdo con los parámetros estipulados para el montaje del espécimen, la creación de la muesca y la velocidad de impacto del péndulo.

    5.3 La energía que pierde el péndulo durante el quiebre del espécimen es la suma de lo que se indica a continuación:

    5.3.1 Energía para iniciar la fractura del espécimen.

    5.3.2 Energía para propagar la fractura por el espécimen.

    5.3.3 Energía para lanzar el extremo libre (o extremos) del espécimen roto (“corrección de lanzamiento”).

    5.3.4 Energía para doblar el espécimen.

    5.3.5 Energía para producir vibración en el brazo del péndulo.

    5.3.6 Energía para producir vibración o movimiento horizontal del bastidor o la base de la máquina.

    5.3.7 Energía para superar la fricción en el cojinete del péndulo y en el mecanismo indicador, incluida la superación del efecto del viento (resistencia aerodinámica del péndulo).

    5.3.8 Energía para marcar o deformar de manera plástica el espécimen en la línea de impacto.

    5.3.9 Energía para superar la fricción causada por el roce del percutor (u otra parte del péndulo) sobre la superficie delantera del espécimen doblado.

    5.4 En cuanto a los materiales relativamente frágiles en los que la energía de propagación de la fractura es pequeña, en comparación con la energía de iniciación de la fractura, la energía de impacto absorbida es, para todos los fines prácticos, la suma de los factores 5.3.1 y 5.3.3. La corrección de lanzamiento (consulte 5.3.3) puede representar una fracción muy grande de la energía total absorbida cuando se prueban materiales relativamente densos y quebradizos. El Método de prueba C se debe utilizar para materiales que tienen una resistencia al impacto Izod inferior a 27 J/m (0,5 ft·lbf/in.). (Consulte el Apéndice X4 para ver las unidades opcionales). La corrección de lanzamiento obtenida con el Método de prueba C es solo una aproximación del error de lanzamiento, ya que es posible que las velocidades rotativa y rectilínea no sean las mismas durante el relanzamiento del espécimen, como en el caso del lanzamiento original, y debido a que los esfuerzos contenidos en el espécimen pueden haber sido liberados como energía cinética durante la fractura de este.

    5.5 Para materiales resistentes, dúctiles, de tela laminada o rellenos de fibras, la energía de propagación de la fractura (consulte 5.3.2) puede ser grande en comparación con la energía de iniciación de la fractura (consulte 5.3.1). Cuando se prueban estos materiales, los factores (consulte 5.3.2, 5.3.5, y 5.3.9) se pueden volver bastante significativos, incluso cuando el espécimen está mecanizado y se coloca con precisión, y la máquina está en buenas condiciones con la capacidad adecuada. (Consulte la Nota 7). Las pérdidas por el doblado (consulte 5.3.4) y la indentación (consulte 5.3.8) pueden ser útiles cuando se prueban materiales blandos.

    Nota 7:  Aunque el bastidor y la base de la máquina deben ser lo bastante rígidos y grandes como para soportar las energías de especímenes resistentes sin movimiento ni exceso de vibración, el diseño debe garantizar que el centro de percusión esté en el centro del golpe. Ubicar el percutor con precisión en el centro de percusión reduce la vibración del brazo del péndulo cuando se utiliza con especímenes quebradizos. Sin embargo, se producirán algunas pérdidas con especímenes resistentes debido a la vibración del brazo del péndulo (la cantidad variará según el diseño del péndulo), incluso cuando el percutor esté ubicado de forma correcta.

    5.6 En una máquina bien diseñada, con suficiente rigidez y masa, las pérdidas causadas por los factores 5.3.6 y 5.3.7 deben ser muy pequeñas. Las pérdidas por vibración (consulte 5.3.6) pueden ser bastante grandes cuando se prueban especímenes de materiales resistentes en máquinas con masa insuficiente, que no están bien sujetas a una base pesada.

    5.7 En algunos materiales, se puede encontrar un ancho crítico del espécimen, debajo del cual los especímenes parecerán dúctiles, tal como se evidencia por un considerable estiramiento o cuello hacia abajo en la región detrás de la muesca y por una absorción de energía relativamente alta; y sobre el cual los especímenes parecerán quebradizos, tal como se evidencia por poco o ningún estiramiento hacia abajo o cuello y por una absorción de energía un tanto baja. Dado que estos métodos permiten una variación en el ancho de los especímenes, y debido a que el ancho dicta, en muchos materiales, ya sean quebradizos, de energía de rotura baja o dúctiles, que se producirá una energía de rotura alta, es necesario que el ancho se establezca en las especificaciones de ese material y que se informe junto con la resistencia al impacto. En vista de lo anterior, no se deben hacer comparaciones entre los datos de especímenes con anchos que difieran por más que unas pocas milésimas de pulgada.

    5.8 El tipo de falla de cada espécimen se registrará como una de las cuatro categorías que se enumeran a continuación:

    C =

    rotura total: una rotura en la que el espécimen se separa en dos o más piezas.

    H =

    rotura en bisagra: una rotura incompleta en la que una parte del espécimen no se puede sostener sola por encima de la horizontal y la otra parte se mantiene en posición vertical (ángulo comprendido inferior a 90°).

    P=

    rotura parcial: una rotura incompleta que no cumple con la definición de una rotura de bisagra, pero que tiene una fractura de al menos un 90 % de la distancia entre el vértice de la muesca y el lado opuesto.

    NB =

    sin rotura: una rotura incompleta en que la fractura se extiende por menos del 90 % de la distancia entre el vértice de la muesca y el lado opuesto.

    En el caso de los materiales resistentes, es posible que el péndulo no tenga la energía necesaria para completar la rotura de las fibras extremas y lanzar la pieza o las piezas rotas. Los resultados obtenidos de los especímenes “sin rotura” se considerarán como una desviación del estándar y, por ende, no se informarán como un resultado estándar. La resistencia al impacto no se puede comparar de forma directa con dos materiales que experimenten distintos tipos de falla, tal como se define en el método de prueba de este código. De igual manera, los promedios informados deben derivarse de los especímenes contenidos dentro de una sola categoría de falla. Este código de letras debe añadirse como sufijo al impacto informado, a fin de identificar los tipos de fallas asociadas con el valor informado. Si se observa más de un tipo de falla en un material de muestra, el informe indicará la resistencia al impacto promedio para cada tipo de falla, además del porcentaje de los especímenes con fallas de esa manera y el sufijo del código de letras.

    5.9 El valor de los métodos de impacto radica principalmente en las áreas de control de calidad y en las especificaciones de los materiales. Si dos grupos de especímenes, que se supone son del mismo material, muestran absorciones de energía, tipos de roturas, anchos críticos o temperaturas críticas significativamente diferentes, se puede suponer que están hechos de diferentes materiales o que estuvieron expuestos a diferentes entornos de procesamiento o acondicionamiento. El hecho de que un material muestre el doble de absorción de energía que otro material en estas condiciones de prueba no indica que esta misma relación existirá en otro conjunto de condiciones de prueba. Además, el orden de resistencia se puede invertir en diferentes condiciones de prueba.

    Nota 8:  Existe una discrepancia documentada entre medidores de impacto manuales y digitales, principalmente con materiales termoestables, incluidos los fenólicos, que tienen un valor de impacto inferior a 54 J/m (1 ft-lb/in.). La comparación de datos sobre el mismo material, probado en medidores de impacto manuales y digitales, puede mostrar que los datos del medidor digital son mucho más bajos que los datos de un medidor manual. En tales casos, puede ser necesario realizar un estudio de correlación para definir de forma correcta la relación real entre los instrumentos.