noviembre/diciembre 2016
    Hablamos claro

    Gracias

    Algunas reflexiones finales antes de mi retiro

    Comencé a escribir Plain Talk en febrero de 1999, y he cubierto muchos temas interesantes y complejos en los últimos años. Pero mientras me preparo para retirarme al final de enero del próximo año, este es el tema más difícil hasta ahora: mi despedida.

    ASTM ha cambiado de muchas maneras durante mis 45 años aquí, pero una cosa ha permanecido constante: la lealtad y el compromiso de nuestros miembros y la dedicación y el profesionalismo del personal de ASTM.

    En los primeros años de mi carrera se me dio la oportunidad de crecer y desarrollar mis habilidades con el apoyo y asesoramiento de un excelente equipo de la alta gerencia de ASTM que incluía a Bill Cavanaugh, Hank Stremba, Barney Corrigan y Ollie Atkinson, por nombrar solo a algunos. Ellos compartieron la filosofía y cultura de esta gran organización de una manera que influyó en mi forma de pensar durante toda mi carrera. Vi a Bill Cavanaugh motivar al personal y alentar a los miembros a adoptar una filosofía que ayudó a posicionar a ASTM como un verdadero líder en la comunidad mundial de estándares.

    En 1976 comenzó mi educación a cargo de miembros de ASTM. Fui promovido a la posición de Gerente de personal y tuve el placer de trabajar con una sección transversal de los comités de ASTM y con un grupo muy talentoso y reflexivo de líderes de comité. Desde el principio ha sido claro para mí que el Comité técnico de ASTM es el corazón de la organización y se merece nuestro mejor esfuerzo en todo momento. Mi interacción directa con los miembros de ASTM ha continuado hasta hoy, y agradezco el apoyo y la amistad de muchos de ustedes durante todos estos años.

    Como Presidente, he trabajado muy de cerca con la Junta directiva de ASTM y he tenido la suerte de apoyar a 25 presidentes de juntas. Cada uno de ellos aportó dedicación, seriedad y pasión por ASTM. He aprendido de cada uno de ellos, y les agradezco por los aportes que hicieron para hacer avanzar nuestra estrategia global y apoyar los esfuerzos de nuestros miembros. El éxito de ASTM se basa en la colaboración entre nuestro personal y nuestra junta directiva y sus comisiones permanentes. Somos uno en espíritu, y nuestra visión común hace fuerte a ASTM.

    Desde que me convertí en Presidente en 1992, he estado rodeado de un excelente grupo de personal senior. Tengo la suerte de llamarlos no solo colegas, sino amigos. Desde el principio aprendí a no estorbarlos y dejarlos hacer su trabajo, y nunca me han decepcionado. Cuando un grupo de personas que se preocupan se reúnen y trabajan en colaboración, solo puede haber un resultado: el éxito. Esto es cierto no sólo para el personal senior, sino para toda la familia de los empleados de ASTM. Con frecuencia, los miembros de ASTM comentan sobre el profesionalismo y la amabilidad del personal de ASTM, y yo no podría estar más de acuerdo.

    Quisiera agradecer especialmente a Maureen Houck, que ha sido mi asistente durante más de 30 años. En más de una ocasión ella nos ayudó a quedar bien a todos los del personal senior. Estoy muy complacido de que la junta directiva de ASTM haya seleccionado a Katharine Morgan como mi reemplazo. Kathie se preocupa profundamente por ASTM y está dedicada al continuo crecimiento y prosperidad de la organización. Muchos de ustedes conocen a Kathie, y quienes no, tendrán la oportunidad de conocerla en los próximos años, comenzando con su columna en la edición de noviembre/diciembre de SN.

    Como ASTM ha cruzado fronteras cada vez más durante mi período, he conocido y me hecho amigo de una gran cantidad de líderes en estandarización de muchas regiones del mundo. Les agradezco a todos por las perspectivas que me ofrecieron, y por el excelente trabajo que realizan para facilitar el comercio global y garantizar la seguridad pública.

    Mi vida personal y mi vida laboral parecen haberse mezclado en algún momento, por lo que mi familia ha sido una gran parte de mi capacidad para tener éxito en los diferentes puestos en que me he desempeñado durante una larga carrera. Agradezco el apoyo que recibí de todos los miembros de mi familia, que manejaron las cosas durante mis años de viajes y que incluso me perdonaron cuando me perdía eventos especiales. Cada uno de ustedes me ha ayudado en este viaje, y espero tener más tiempo libre para estar con todos ustedes.

    Como pueden imaginarse, después de 45 años en el personal de una organización como ASTM, muchas personas han tocado mi vida, pero tratar de nombrarlas a todas sería muy arriesgado. A los miembros de ASTM, al personal, a los líderes de gobierno, y a muchos de mis amigos en la comunidad mundial de estándares, sólo quiero terminar diciendo gracias por todos los recuerdos.

    James A. Thomas
    Presidente, ASTM International