Magazines & Newsletters / ASTM Standardization News

feature

Julio/Agosto 2010
Entrevista

Oportunidades y desafíos de las normas

Entrevista al Dr. Patrick Gallagher

El director del Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST por sus siglas en inglés) habla sobre el instituto, su reorganización y la continua y creciente importancia de las normas.

¿Cómo planean reorganizar el NIST de modo que cumpla con los nuevos desafíos y promueva la competitividad industrial y prosperidad económica de los Estados Unidos?

Tal como está estructurado en la actualidad, el NIST tiene un director, designado por el presidente y ratificado por el Senado. Esa es la única designación política en esta agencia, lo cual no es frecuente en el gobierno. El NIST también tiene un subdirector de carrera y más de 18 organizaciones en línea que reportan a la oficina del director.

El NIST es muy variado técnica y programáticamente, y hemos tenido un recambio formidable tanto en puestos directivos como subdirectivos. Siento que este fue en realidad un arreglo inestable, por lo que la primera fase del reajuste es reemplazar el puesto de subdirector por tres directores adjuntos que estarán a cargo de las principales funciones programáticas y de apoyo. Habrá un director adjunto para los programas de laboratorio, que estará al frente del área de mayor tamaño de las cuatro áreas de NIST. Habrá un director asociado para innovación y servicios industriales, que estará a cargo de las actividades de innovación, transferencia de tecnología, análisis económico y nuestros tres programas externos: el programa Baldrige National Quality Award, el programa Hollings Manufacturing Extension Partnership y el Technology Innovation Program. El tercer director adjunto controlará los recursos administrativos, tales como las instalaciones, los recursos humanos, los sistemas financieros, los sistemas informáticos y los programas de seguridad.

Esta primera fase de la reorganización ha sido aprobada íntegramente por al administración Obama y por el Congreso de los EE.UU.

La segunda fase de la reorganización ha sido aprobada por la administración  y ha sido enviada al Congreso para su revisión. Se refiere a la estructura de las organizaciones en el programa de laboratorios. Desde fines de la década del 80 hemos estado organizados en grupos por disciplina, de manera muy similar a una universidad.

Los servicios que presta el NIST (servicios de medición, datos, el programa de materiales de referencia estándar, el programa métrico, nuestras actividades con normas documentales) se integrarán totalmente a nuestras actividades de investigación de modo que tendremos al lado de estos servicios al personal del laboratorio, que son los expertos para llevarlos a cabo. Por este motivo digo que esta nueva estructura está "basada en la misión", por oposición a nuestra organización actual basada en disciplinas.

En este momento contamos con 10 laboratorios e instalaciones para el usuario. Nuestras dos instalaciones nacionales para el usuario, el Center for Neutron Research y el Center for Nanoscale Science and Technology, no sufrirán cambios. Estamos considerando reorganizar los otros ocho laboratorios y convertirlos en cuatro y reintegrarlos de manera tal que cada laboratorio realice una parte de la misión de laboratorio de NIST, incluidos la investigación y los servicios en una determinada disciplina. Por ejemplo, el Laboratorio de mediciones físicas (Physical Measurement Laboratory) realiza mediciones de tiempo, longitud, masa, carga eléctrica pero también incluye ciencias aplicadas y mediciones aplicadas, tal como en un contexto de fabricación, y presta servicios de apoyo a través de los cuales realizar servicios de calibración, métodos de medición, el programa métrico, nuestro programa de acreditación de laboratorios y actividades de ese tipo.

Los otros tres son el Laboratorio de medición de materiales (Material Measurement Laboratory) que lleva adelante nuestro programa de difusión para ser un laboratorio de referencia nacional en propiedades químicas, propiedades biológicas y propiedades de materiales, y dos laboratorios tecnológicos: el Laboratorio de información tecnológica, que realiza nuestras misiones específicas para ese sector, y un Laboratorio de ingeniería, que realiza un grupo de misiones tecnológicas muy específicas en investigación sobre incendios, edificios resistentes a desastres, tecnologías de fabricación avanzadas y temas similares.

¿Qué beneficios espera de la reorganización?

Por un lado, la reorganización no representa un cambio de sentido para la agencia en absoluto. La ventaja que estoy tratando de concretar es la de ser más eficaces en la ejecución de nuestra misión. El mayor cambio será para los directores de los laboratorios nuevos; ellos serán responsables de llevar a cabo una parte muy específica de nuestra misión y les estoy dando todo lo que necesitan para hacerlo.
La reorganización está diseñada en torno a la realidad de que el NIST tiene actualmente una misión muy importante: la competitividad industrial y el bienestar de nuestra base manufacturera. Estas cosas son críticas. El verdadero foco en NIST no es comprar nuevas cosas que debemos hacer, la verdadera tarea es tornarnos tan eficaces como sea posible al hacerlas.

¿Cuál cree que será el impacto de la reorganización sobre el sistema de desarrollo de normas de los EE. UU.?

Espero que la reorganización produzca un impacto, pero no quiero que el gobierno se haga cargo, así como tampoco que cambie la naturaleza pública-privada del enfoque estadounidense para el desarrollo de normas. Creo que a nivel de NIST y de la Casa Blanca hay un fuerte apoyo al modelo de desarrollo de normas que utilizamos en este país. El modelo tiene grandes ventajas ya que pone directamente sobre la mesa las prioridades de las industrias y cuenta con increíbles habilidades y conocimiento en los comités de normas. Nadie está tratando de cambiar eso bajo ningún punto de vista.

Sin embargo, debido a que las cuestiones relacionadas con las normas se están tornando más críticas, resulta realmente importante que el NIST pueda trabajar eficientemente con sus socios privados en el desarrollo de normas. Espero, por ejemplo, que contar con directores de laboratorio a los que se mide según la manera en que llevan adelante parte de nuestra misión nos haga responder mejor y estar más concentrados en las tareas que estamos realizando.

También continuaremos haciendo investigaciones de vanguardia, que nos permiten armar el escenario para poder ejecutar nuestra misión en el futuro. Espero que la reorganización signifique que podamos dar más respuestas y tener más participación en el proceso de desarrollo de normas que en la actualidad.

La Casa Blanca ha demostrado un gran interés en la política de normas y ha dado un paso sin precedentes al crear el nuevo Subcomité de normas dentro del Comité Tecnológico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (National Science and Technology Council’s Committee on Technology). En su carácter de co-presidente de este subcomité, ¿puede explicar los motivos para su creación y el impacto que cree que tendrá tanto en la comunidad de desarrollo de normas como en el desarrollo tecnológico en los EE. UU.?

El nuevo Subcomité de normas está siendo creado dentro del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (NSTC por sus siglas en inglés) para promover el compromiso de los líderes de las agencias federales con las cuestiones referidas a las normas. El NSTC es un proceso formal entre agencias, la maquinaria, si se quiere, dentro de la Oficina de políticas para la ciencia y la tecnología, que coordina el desarrollo de políticas y trabajo relacionados.

¿Por qué creamos este grupo? Las cuestiones relacionadas con las normas se están transformando, a un nivel que nunca había visto antes, en un impulsor importante del modo en que una agencia federal de gobierno debe llevar a cabo su misión.

La tecnología misma está desempeñando una función cada vez más importante en el logro de los objetivos de las políticas, ya sea que está mejorando la calidad de la atención de la salud, reduciendo su costo o diversificando la generación de energía y promoviendo las fuentes de energía renovable para combatir el cambio climático. Una de las maneras de preparar el escenario para que las tecnologías se impongan es a través de un marco normativo, creo que habrá una larga lista de sectores en los que el gobierno atenderá el modo en que se desplieguen las normas.

Las tecnologías mismas se están transformando en sistemas de sistemas, no en tecnología basada en componentes como un aparato que arregla algo sino más bien en infraestructuras de tecnología para sistemas de manejo de la salud o la electricidad. Esos son complicados, incluyen múltiples jugadores y las normas juegan una función enorme en la definición del funcionamiento de esos sistemas.

uizás por primera vez, contamos ahora con la atención de los niveles directivos más altos en lo que respecta a la operación del sistema y al modo de hacer llegar nuestros requerimientos a quienes desarrollan esas normas.

¿Podría haber dado esto como resultado un proceso más impulsado por el gobierno? Creo que podría, pero con gran prudencia, se han dado cuenta de las ventajas con las que contamos en nuestro actual proceso de normalización impulsado por el sector privado. Sin embargo, si esas normas están destinadas a responder a las necesidades del público, debemos trabajar más allá de las fronteras de la agencia y definir lo que necesitamos para que quienes desarrollan las normas en el sector privado establezcan el marco normativo correspondiente.

La idea es tornarse más proactivo y menos reactivo, y hacer que las agencias federales definan hacia dónde vamos. Entonces podemos diseñar métodos estratégicos: ¿cómo hacemos llegar estos requerimientos al sector privado?, ¿cómo otorgamos incentivos para implementar las normas resultantes? y ¿con qué velocidad deben implementarse las normas? Mirándolo de este modo, resulta claro que necesitamos que los líderes se sientan a la mesa.

El NIST coordina las actividades del Comité entre Agencias para la política sobre normas (Interagency Committee on Standards Policy, ICSP). ¿De qué manera pueden trabajar juntas las agencias con más eficiencia y con el sector privado en términos de necesidades de normas?

El Subcomité de normas del NSTC y el ICSP interactuarán en gran medida; el NIST preside o co-preside ambos Esto se ha hecho deliberadamente para vincular estas actividades. El subcomité está a la cabeza de la agencia, en el nivel de decisión, pero el ICSP está formado por expertos en normas.

Pensamos que habrá un fuerte estira y afloja entre los dos comités. En algunos casos, el ICSP podrá estar tomando decisiones a las que deban prestar atención quienes toman las decisiones al desarrollar posturas referidas a las políticas. En otros casos, quienes toman las decisiones podrán pedir al ICSP que mejore la coordinación entre ciertas áreas. Nos es absolutamente necesario contar con una fuerte coordinación impulsada por expertos. La coordinación entre agencias no puede forzarse, pero estos son todos los ingredientes necesarios para que ocurra.

En su reciente presentación ante el Congreso, usted sugirió que el trabajo de la red inteligente de NIST podía considerarse un modelo para las actividades futuras de desarrollo de normas en sectores de gran interés para el gobierno y de necesidad nacional. ¿Cuál es el fundamento de esta sugerencia? ¿Tienen en mente algún sector necesitado en particular?

Es importante destacar que este es "un" modelo y no "el" modelo. En mi presentación mencioné la red inteligente porque está recibiendo mucha atención, no solo por sí misma, sino también por las interacciones que ha generado. El trabajo de la red inteligente cuenta con una asociación público-privada muy activa; tiene un consejo de gobierno formal y estructuras de comités asesores que lo respaldan.

Ha existido la percepción errónea de que la relación entre el gobierno y los entes que desarrollan normas debe tomar una de dos formas. Una es la que llamo el modelo pasivo o laissez faire, en el que el gobierno participa pero en realidad no impulsa nada. En la otra, el gobierno escriba sus propias normas a través de reglamentos, adquisición o por ley. La autoridad de seguridad cibernética con la que cuenta NIST para redactar normas para la protección de los sistemas informáticos federales es una autoridad muy específica; en ese caso nosotros desarrollamos las normas.

Si comenzamos a mirar los tipos de problemas relacionados con las normas que están surgiendo, estos dos tipos de enfoques no brindan herramientas suficientes. Yo quería contar con más opciones.

Habrá muchas oportunidades en las que el enfoque está impulsado por las industrias y nosotros solo participaremos. Incluso puede haber ejemplos de casos en los que una agencia deba desarrollar su propio método, pero hay otras situaciones en las que el sector privado y las agencias federales pueden trabajar juntos de manera más activa y premeditada. Health IT y la red inteligente son bueno ejemplos de esto.

Una de las primeras actividades del Subcomité de normas del NSTC es extraer los diversos métodos estratégicos para el desarrollo de normas. Comenzaremos a desarrollar algunas mejores prácticas, un libro de jugadas podría decirse, de modo que cuando hablemos de una futura necesidad de normas de la agencia, también podamos considerar la mejor manera de trabajar con el sector privado. Cuántas más opciones tengamos, en mejor situación estaremos.

¿Qué función cumplen en la economía global actual las normas internacionales desarrolladas en los EE. UU.? ¿Cuál es la función del NIST en la promoción de estas normas en los EE. UU. y en el extranjero?

Una función esencial.

Una norma internacional es en realidad una norma desarrollada según un método internacional, con principios internacionales. La noción tradicional de identificar si es internacional o nacional por su origen en realidad se está tornando un tanto pasado de moda.

La realidad es que si uno habla con la industria, está muy claro lo que desean. Tienen las mayores ventajas cuando saben según qué norma diseñan y construyen, y cuando saben que esa norma es lo más global posible.

En muchos casos ese es exactamente el interés que tenemos desde el gobierno. Si estamos trabajando con tecnologías de red inteligente es porque estamos preocupados por el sistema de distribución eléctrica de los EE. UU., pero tenemos la esperanza de estar estimulando la actividad económica de nuestros productores. El que los fabricantes puedan vender en los mercados globales, también es una ventaja para nuestro país. El mundo simplemente se está achicando y las normas internacionales son simplemente críticas.

El NIST ha cumplido siempre una función en la promoción de las normas, y creo que eso continuará y crecerá a medida que esta perspectiva global de las normas cobre más importancia.

¿Cuál ha sido el cambio del rol de la tecnología en los EE. UU. durante los últimos 20 años? ¿Cómo encajan las normas en este nuevo terreno? ¿De qué manera reflejará estos cambios un NIST reorganizado?

La fundación del NIST se dio durante el pico de la Revolución Industrial, en los comienzos del siglo XX, y la agencia ha estado siempre centrada hasta cierto punto en la tecnología. Lo interesante es reflejar como esta función ha evolucionado con el tiempo. El trabajo del NIST aún sigue estando referido en gran medida a las infraestructuras, pero las infraestructuras mismas se están tornando tecnológicamente más avanzadas. No es solo el movimiento de personas o bienes de maneras nuevas, ahora se trata a menudo del movimiento de ideas, datos y conocimientos, y su combinación, al igual que con la red inteligente, en donde las tecnologías ciberfísicas toman el poder de la gestión de la información para controlar la distribución física o los sistemas.

El cambio real durante los últimos veinte años es el surgimiento de la tecnología de la información y su poder. Sabemos hasta qué punto la tecnología de la información ha afectado tantas cosas; cuesta creer que los buscadores de Internet recién comenzaban a existir cuando ingresé al NIST hace dieciséis años. Estas tecnologías son disruptivas en extremo, en el sentido de que abren a posibilidades y oportunidades totalmente nuevas. Eso continuará. La tecnología está formada ahora por sistemas que interactúan, no solo de componentes. Por ejemplo, un iPad o un teléfono Android no viven por sí solos, brindan una funcionalidad asombrosa gracias a la información increíble de Internet que los rodea.

Lo que resulta interesante es que las normas en realidad comprenden todo acerca de este tipo de proceso: así es como se definen los límites que permiten a la diferentes tecnologías tomar fuerza, de otro modo nunca podría diseñarse algo de esa complejidad desde cero. Quizás estemos ingresando a la era de las normas.

El modo en que afronto estos cambios en la reorganización del NIST es con el fin de contar con una estructura que no se corresponda con ningún sector en particular. Han pasado veinte años desde la última vez que tocamos nuestra estructura, y las cosas son tan dinámicas ahora que no deseaba ver la nueva estructura en un marco que lamentaríamos dentro de 10 o 20 años .

¿Cuál es el sentimiento en Capitol Hill acerca del modo en que está estructurado y genera normas el sistema de normas de los EE. UU. y la forma en que trabaja comparado con los sistemas de otros países y en conjunto con ellos?

Si bien no tengo la bola de cristal de Capitol Hill, tengo dos observaciones para hacer.

Existe mucho interés en las normas porque se está entendiendo que estos son temas importantes con grandes consecuencias y debemos estar seguros de que los EE. UU. están en buena posición para llevar adelante las cosas.

El otro, que fue expuesto claramente por el Presidente [Bart] Gordon [D-TN] en la apertura de una audiencia reciente del subcomité en la cámara, es que si bien nadie habla de reestructurar nuestro enfoque de las normas (hasta donde yo he escuchado), sí debemos concentrarnos en hacer que nuestro sistema funcione con eficiencia. Vivimos en una economía global, ¿cómo hacemos para que nuestro enfoque resulte aún más óptimo en los tiempos que corren?

El Dr. Patrick Gallagher, es director del National Institute of Standards and Technology, una agencia del Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Gallagher controla y dirige el NIST, que promueve la innovación y la competitividad industrial a través del avance de la ciencia, las normas y la tecnología. El NIST, cuyos recursos en el años 2009 ascendieron a $1600 millones, cuenta entre sus empleados con 2900 científicos, ingenieros, técnicos, personal de apoyo y administradores en dos sitios, Gaithersburg, Maryland y Boulder, Colorado. Gallagher fue anteriormente subdirector del NIST y antes de eso, director del Center for Neutron Research del NIST. En 2000, Gallagher se desempeñó como representante del NIST en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (National Science and Technology Council (NSTC)). Ha tenido una activa participación en el sector de las políticas estadounidenses para las instalaciones usuarias científicas y ha presidido el Grupo de Trabajo entre Agencias sobre instalaciones con fuentes neutrónicas y luminosas que depende de la Oficina de Políticas para la ciencia y la tecnología (Office of Science and Technology Policy).