ASTM International
Standards
Books && Journals
Technical Committees
Membership
Meetings
Symposia
Training Courses
Proficiency Testing
Outsourcing Services
Lab Directory
Consultants Directory
About ASTM
Magazines && Newsletters
Newsroom && Information
Product Information
Get Product Updates
Request A Free Catalog
View Catalog
LoginSite MapOnline SupportContactPrivacy PolicyIP Policy
Site Search
 

         Bookmark and Share
View
Shopping Cart

Magazines & Newsletters / ASTM Standardization News

Esfuerzos por mejorar la integración latinoamericana a la estandarización en el sector de la construcción

Latinoamérica, incluyendo México, es una región del mundo con amplios y antiguos lazos comerciales con los EEUU. El avance de las negociaciones, o por lo menos, la intención de crear una zona común de libre comercio para las Américas, necesariamente tiene que ver en un futuro cercano con la estandarización regional, tal y como ya sucedió a nivel de la Comunidad Europea. El sector de la construcción no es ajeno a esta realidad y son varios los esfuerzos que ya se han desarrollado para empezar a detectar los puntos comunes y los que alejan a los países latinoamericanos con EEUU y entre ellos mismos, en el tema de estándares. Veremos en el artículo, algunos asuntos que en mi opinión han constituido avances en este campo y un ejemplo interesante del acercamiento de ASTM a la integración de latinoamericanos en los comités C01/C09.

Artículos anteriores han tratado en el pasado la inquietud de desarrollar mas y mejores estándares de construcción en toda América Latina, apoyados en programas complementarios de certificación de equipos, profesionales y laboratorios de materiales.

Las frecuentes pérdidas de vidas humanas y económicas que se producen, aún por la mas mínima acción de la naturaleza, desde un viento de baja intensidad, hasta llegar a los sucesos que verdaderamente demuestran la furia de la tierra, han sido un constante recordatorio de esta inquietud, a la que, sin embargo, no se le ha podido prestar toda la atención que requiere.

La razón? Nuestros países latinoamericanos aún tienen una cantidad de necesidades básicas por atender en los campos de educación, salud y alimentación, que hacen que no sea viable realizar las inversiones necesarias, por ejemplo, para actualizar todas sus edificaciones de acuerdo a los avances de los últimos años en protección sísmica y contra incendios. Lo más preocupante, es que aún hoy en día los nuevos proyectos en algunos países se construyan de manera tal que en una u otra forma pongan en riesgo a sus usuarios e inversionistas o que incluso tengan menores condiciones de seguridad que edificaciones antiguas.

Sin hacer mucho esfuerzo, se puede estimar que el déficit de América Latina es de mas de 15´000´000 de unidades de vivienda, siendo una cifra que destaca la inmensa responsabilidad social que existe para el sector de la construcción no solamente por atender la cantidad de viviendas faltantes, sino también, por generarlas bajo unas condiciones que garanticen una calidad y una seguridad adecuada en las mismas.

Tal vez, no sea posible proteger lo que invertimos contra absolutamente todas las eventualidades, pero quizás, si lográramos asegurar el cumplimiento de unos estándares mínimos en nuestras construcciones, podríamos minimizar las pérdidas económicas y trabajar en la protección de algo tan fundamental como la vida humana.

La generación de conciencia en América Latina

Lamentablemente hemos tenido que hacer una larga escuela en el tema de desastres, y aveces, perdemos la memoria de lo que sucede, repitiendo trágicas historias. El sistema de calidad de una construcción no depende solo de un material, o de la experiencia de un constructor o de tener un código.

Es una suma de eventos, en donde la consolidación de todos los aspectos, desde la fase de diseño hasta la puesta en servicio debe tener una óptica e integralidad adecuada. Si queremos calidad en la construcción, debemos cerciorarnos de contar con buenos códigos y estándares, ejecutar buenos diseños y utilizar adecuadamente los materiales previstos en los mismos, contar con constructores con sistemas de calidad establecidos, con supervisores calificados y con ensayos de calidad establecidos y normalizados.

No son elementos opcionales como aveces se interpreta de manera errada, en donde con cumplir dos o tres de los requisitos nos puedan lleva a asegurar una buena calidad. La aplicación de las normas técnicas en el sector de la construcción es un sistema complejo que abarca muchos campos y que aún nos falta un buen trecho para organizarlo, a pesar de los importantes esfuerzos y avances que se han hecho en algunos de los países con sus entidades de normalización.

Esta en cabeza de todas las personas que ya tienen esta conciencia o coinciden en este pensamiento de la calidad integral, el empezar a generar el cambio, puesto que no es algo que se pueda dar de la noche a la mañana sino algo que requiere de ajustes importantes en los sistemas de educación y concepción del sector.

Principalmente aquellos constructores que ya han traspasado las fronteras de sus propios países, han podido vivir en muchos casos la importancia de contar con sistemas de calidad apoyados en procesos de normalización serios y consistentes.

Adaptar todos nuestros sistemas de calidad en los términos planteados de una manera integral e inmediata es una tarea completamente imposible, pero debemos empezar a dar pasos que nos sirvan para estandarizar en un futuro el subsector de la construcción (códigos, materiales, laboratorios, profesionales, etc) a nivel regional, tarea que podemos empezar por los estándares relacionados con los materiales y con sus sistemas de control de calidad.

El uso de estándares como fundamento de la calidad

En este entorno al que nos referíamos en el párrafo anterior, los estándares son una piedra fundamental hacia el camino en la seguridad de nuestras construcciones y edificaciones. La estandarización de los materiales, ensayos, laboratorios, dimensiones y tolerancias, y en general, todo aquello que pueda incidir en el desarrollo de una obra, deben ser una verdadera prioridad no solo en la búsqueda de proteger nuestras inversiones y las vidas humanas sino también, de una mayor productividad.

A pesar de normas como las ASTM ha tenido una tradición natural para su uso o adaptación en muchos de los países Latinoamericanos, ha sido poca la participación de personas de la región en su elaboración, y, su utilización en muchas ocasiones ha sido de forma parcial o con desconocimiento de los principios bajo los cuales fueron concebidas. Como consecuencia de ello, en ocasiones nos vemos inmersos en complicados y largos procesos de adaptación local y porque no decirlo, en demoras en el propio conocimiento del estado del arte y en problemas de implementación de los estándares.

Con frecuencia se escucha el hecho de que algunos de los estándares que se utilizan a menudo en el sector de la construcción o de materiales, no incorporan aspectos relacionados con prácticas comunes en los países de la región.

Sin embargo, pocas veces reflexionamos seriamente sobre el mecanismo de concepción de los estándares, de su carácter dinámico y de su permanente y necesaria evolución. No conocemos adecuadamente su origen y por ende nos cuesta mucho más trabajo entenderlos, con mayor razón, cuando la evolución de los estándares es permanente y no hay tiempo para adaptar las últimas versiones. No hay que hacer demasiado esfuerzo para encontrar algunos países latinoamericanos que utilizaban hasta hace poco estándares de ASTM adaptados de versiones de 10, 15 o 20 años atrás.

Y este atraso en la adaptación, en un sector como el de la construcción, conlleva entonces los referidos problemas de aplicabilidad, integralidad y por ende, de calidad para el sector.

Qué ha cambiado en esta situación?

Existe una diferencia abismal con respecto a lo que era la normalización internacional de hace 10 años, en la cual, para los países latinoamericanos, existía una barrera física que en algunos casos podía ser de 5 a 10 horas de vuelo y con la cual se nos dificultaba conocer, por ejemplo, lo que sucedía en el estado del arte de la normalización.

El internet se desarrolló y con ello, en la misma medida en que se acortaron las distancias y se ampliaron las posibilidades de participar en la normalización. A manera de ejemplo, es bueno recordar que ASTM ha tomado provecho de estas ventajas y ha implementado desde hace unos años el sistema de votación electrónica, lo que es un esfuerzo muy importante que representa un cambio revolucionario en la posibilidad de participar activamente en las normas de la entidad.

Cuándo habría sido posible imaginar que recibiéramos un documento para discusión el mismo día que se emite desde cualquier parte del mundo, pudiéramos comentarlo en un plazo prudencial, expresar nuestra opinión positiva o negativa del mismo y además recibir los puntos de vista y justificaciones de los ponentes o de las demás personas del comité? Pues esto no es ficción! Es una realidad para muchos ya conocida y que por el momento pocos latinoamericanos han estado aprovechando.

Para los países en donde se utilizan con frecuencia los estándares de ASTM como referencia, el poder participar de los estándares desde su origen, llevarán a que en el mediano plazo los tiempos de adaptación a la región sean menores, anticipando los puntos que deberán tener un tratamiento expresamente local. Y esto, aplicado al sector de la construcción, puede llegar a significar no solamente vidas humanas, sino en muchos casos, mejoras importantes en la eficiencia y en la seguridad con la que se hacen nuestras obras.

Un ejemplo de integración latinoamericana a la normalización de ASTM

En el mes de septiembre de 2004, ASTM International desarrolló con la cooperación de ASOCRETO , un taller sobre concreto autocompactante en el marco de la Reunión del Concreto en Cartagena de Indias , evento que es considerado como el máximo encuentro de la construcción en Colombia y al que asistieron cerca de 1,800 personas, entre ellas mas de 100 delegados de 20 países de la región.

En este evento, Martin Vachon , Presidente del Subcomite C09.47 y el director de Servicios de Normalización del Comité C09, James Olshefsky , expusieron el estado de la normalización en esa materia y explicaron las posibilidades de vinculación por vía electrónica a los comités de ASTM. A su vez, tuvieron la oportunidad de escuchar las diferentes experiencias que con este material se habían dado en Argentina, México y Colombia.

Este tipo de esquemas, enriquecen las discusiones y permiten a las personas interactuar adecuadamente desde el punto de vista técnico para generar aportes a que conlleven a trabajar en una futura estandarización regional.

Como resultado de la positiva evaluación de este ejercicio, en el comité de planeación estratégica del C01/C09 celebrado en Washington D.C. el 8 de diciembre de 2004, se propuso el desarrollo de por lo menos un workshop anual de este tipo con integrantes de América Latina, tema que se buscará concretar por medio de un task group.

Copyright 2005 ASTM International
Traducido de la edición de Febrero de Standardization News
Vuelva a índice

Manuel Antonio Lascarro was born in Bogotá, Colombia, in 1973. He has a degree in Industrial Engineering from Pontificia Universidad Javeriana and has a worked with the Colombian Ready Mixed Concrete Association (ASOCRETO) since 1996, as a Director of Special Projects. His responsibilities include managing different committees and activities with environmental issues and fair markets affairs (taxes, regulations, transit, etc). He is also in charge of the housing concrete promotion program of ASOCRETO.

Additionally, he is the Executive Secretary of the Federacion Iberoamericana del Hormigón Premezclado (Iberoamerican Federation of Ready Mixed Concrete) since 1999. He is in charge of the international relations of this entity with ERMCO from Europe and NRMCA from USA. In this position he has given support and consulting for the creation of national associations in Panamá, Venezuela and República Dominicana, trying to focus work towards the support of the ready mixed concrete in these areas. He is a member of the ASTM International C09 Committee since 2003

 
Site Map | Online Support | Contact | Web Policies | IP Policy
Copyright © 1996-2006 ASTM. All Rights Reserved.
ASTM International, 100 Barr Harbor Drive, PO Box C700, West Conshohocken, PA, 19428-2959 USA