LoginSite MapOnline SupportContactPrivacy PolicyIP Policy
Site Search
 

         Bookmark and Share
View
Shopping Cart

Magazines & Newsletters / ASTM Standardization News

feature

Mayo/Junio 2008
En el candelero

El Comité D26 de ASTM sobre Solventes halogenados y agentes de extinción de incendios celebra su 50° aniversario

D26 Award of Merit winners

Cinco ganadores del premio al mérito del Comité D26 posan para esta fotografía tomada en 1993 durante una reunión de reencuentro. De izquierda a derecha: Charles Beck, Kenneth Suprenant, Gil Gavlin, Roger Etherington, Clete Smith

Por su naturaleza misma, los comités de ASTM están obligados a cambiar según lo indican las circunstancias del negocio y la industria, y algunos comités cambian más que otros en el transcurso de su existencia. Un comité que ilustra muy bien esta realidad es el D26 sobre solventes orgánicos halogenados, que está celebrando su 50 ° aniversario este año.

Descubiertas en el siglo XIX, las sustancias tales como el tetracloruro de carbono, el cloroformo y el tricloroetileno tuvieron un papel importante en la limpieza de metales, la limpieza en seco y el desengrasado de vapores, entre otros  usos. A pesar de su creciente importancia hacia mediados de los 50, los solventes orgánicos halogenados no contaban con normas importantes disponibles.

El primer impulso para las normas surgió de la publicación de “Solvent Degreasing — What Every User Should Know” (Desengrase con solventes - Lo que todo usuario debe saber) por Charles E. Kircher en el ASTM Bulletin de enero de 1957 (precursor de SN). Este artículo finalmente llevó a la formación del Comité D26 sobre Solventes orgánicos halogenados ("y agentes de extinción de incendios" se agregaría más tarde) en junio de 1958. La primera norma desarrollada por el comité, la D1901, Método de prueba para el tiempo de evaporación relativa de solventes orgánicos halogenados y sus mezclas, fue aprobada en 1961.

Mientras que el comité continuó desarrollando normas para una variedad de solventes orgánicos halogenados durante la siguiente década, las preocupaciones ambientales y la innovación tecnológica comenzaron a reducir el uso de estos materiales. Hacia fines de la década del 60 y durante los años 70, el D26 trabajó muy estrechamente con la industria y con la Agencia Ambiental de los EE.UU. para desarrollar normas para el control de las emisiones en operaciones de limpieza de metales con solventes. Este trabajo llevó a la creación del Subcomité D26.08 sobre Asuntos gubernamentales (ahora disuelto) y de nuevas normas tal como la D3640, Control de emisiones en sistemas de limpieza de metales con solventes.

La aprobación del Protocolo de Montreal en 1987 y las enmiendas de 1990 a la Ley de Aire Puro causaron más cambios en el D26, ya que ambos documentos exigían descontinuar varios tipos de halones, compuestos orgánicos halogenados utilizados como medios para extinguir incendios. El Subcomité D26.09 sobre Agentes de extinción de incendios se formó en 1993 para desarrollar una norma de emergencia que tratara la descontinuación de los halones. Desde entonces, el D26.09 se ha transformado en la mayor fuente de trabajo nuevo dentro del D26.

La actividad en el Comité D26 ha disminuido en los últimos años pero según su actual presidente, Doug Terry, y su ex-presidente, Roger Etherington, el comité se encuentra trabajando para  cambiar su foco nuevamente. Con el mercado moviéndose hacia los productos químicos intermedios para fluorocarbonos, el Subcomité D26.08 sobre Orgánicos halogenados utilizados como materias primas está trabajando en una nueva norma propuesta que llevará al comité en una nueva dirección, la WK15266, Especificación para cloroformo grado materia prima de fluorocarbonos.

Terry y Etherington afirmaron que durante los diversos cambios del D26 se ha mantenido constante el gusto experimentado por los miembros al trabajar juntos en las normas y las amistades que han surgido. Una reunión en 1993 convocó a varios de los miembros originales.

"Estuvieron presentes todos los ex-miembros que pudieron. Fue una reunión magnífica," dijo Etherington. "Recuerdo aquella reunión con mucho cariño porque fue una celebración de la camaradería que el comité tenía. Estar con esas personas era siempre un gusto."

Terry coincidió. "Había algunos personajes interesantes y siempre estaba ansioso por concurrir a las reuniones. Éramos buenos amigos."