marzo/abril 2014
    Nota del editor

    Maryann GormanColaboración global

    En 2002, ASTM abrió una nueva oficina en la ciudad de México, en México, para brindar apoyo a los miembros de ASTM y a los usuarios de sus normas en ese país. Durante la década transcurrida desde entonces, ASTM ha abierto otras tres oficinas en distintos lugares del mundo: en Beijing, China; en Bruselas, Bélgica y en Ottawa, Ontario, Canadá. Esto se sumó a una importante mejora de las relaciones en Medio Oriente a través de memorandos de entendimiento con las naciones del Consejo de cooperación para los Estados Árabes del Golfo.

    El trabajo de las oficinas y las relaciones fomentadas en estos países y regiones son el tema de la historia de portada de este mes. En los artículos redactados por los representante de ASTM a cargo de las oficinas, podemos informarnos sobre:

    • Esfuerzos cooperativos en Canadá, que incluyen normas para el consumidor y la seguridad; en México, una asociación civil sin fines de lucro que promueve infraestructuras mejoradas.
    • Compromiso con entes reguladores, empresas y asociaciones comerciales en Europa y con los gobiernos nacionales y provinciales en China.
    • Capacitación técnica y uso de normas de ASTM no solo para petróleo sino también para sectores relacionados con la construcción en Medio Oriente.

    En conjunto, estos artículos nos muestran una imagen de una forma de colaboración internacional que ayuda al comercio global desde el nivel fundamental de la normalización. Los oficinas internacionales de ASTM brindan información a sus miembros acerca de la realización de actividades comerciales empleando las normas de ASTM, así como sobre el acceso a programas de capacitación y el proceso de desarrollo de normas de ASTM. Por último, el contenido de las normas de ASTM se ve mejorado con la participación activa de los miembros globales fortalecida, en parte, por las actividades de extensión organizadas por estas oficinas internacionales. Con la creación de relaciones se benefician las empresas, los gobiernos y las economías.

    Además de los resúmenes informativos incluidos en la sección especial, recomiendo también la columna PlainTalk a cargo del presidente de ASTM, James A. Thomas, en la que discute los extensos motivos estratégicos para la apertura de oficinas. Entre ellos está permitir la defensa del valor de las normas de ASTM en un mundo cambiante. "Estar allí es vital", indica. "No se puede defender el cambio por correo electrónico". Y gracias al trabajo arduo del personal de las oficinas globales de ASTM, no necesitamos hacerlo.

    Maryann Gorman
    Jefa de Redacción