enero/febrero 2014
    En la mira

    Evaluación de sitios ambientales

    La norma E1527 ESA continúa siendo pauta con una revisión reciente

    Se ha publicado una  revisión de la ASTM E1527, Práctica para las evaluaciones de sitios ambientales: proceso de evaluación de sitios ambientales, Fase I, que aclara el lenguaje y fortalece el informe que surge del seguimiento de la norma. La E1527 brinda pautas a las personas que evalúan la condición ambiental de los inmuebles comerciales e identifica "condiciones ambientales reconocidas en conexión con una propiedad".

    La E1527, una norma insignia del Comité E50 de ASTM International sobre Evaluación ambiental, manejo del riesgo y acción correctiva, ha satisfecho la necesidad de contar con pautas para los inmuebles comerciales desde su primera publicación en 1993. Con la E1527, los usuarios pueden, entre otras cosas, satisfacer los requerimientos de la Agencia de protección ambiental de los EE. UU. referidas a "todas las indagaciones necesarias" bajo el alcance de la Ley de Respuesta, Compensación y Responsabilidad Medioambiental Total (CERCLA, por sus siglas en inglés).

    Julie Kilgore, presidente de Wasatch Environmental Inc., presidente del Comité E50 y ex miembro de la junta directiva de ASTM, destacó que las revisiones recientes de la ASTM E1527 estuvieron guiadas por dos principios básicos: aclarar el lenguaje donde hubiera incoherencias en la interpretación y fortalecer el producto entregable obtenido al final del proceso de ESA Fase I.

    "El grupo de tareas consideró los términos que suelen interpretarse de manera bastante diferente, lo cual da como resultado a menudo resultados finales muy diferentes", explicó Kilgore. "También analizamos los términos que se estaban aplicando en un contexto diferente al original. En muchos casos, la variabilidad en la aplicación no era necesariamente incorrecta, pero generaba confusión e incoherencias en la manera de presentar la información al usuario final".

    El proceso de la E1527 ESA Fase I sigue ayudando a determinar el potencial de escape de sustancias peligrosas o productos del petróleo; estos escapes pueden generar responsabilidades a los nuevos propietarios en caso de no ser identificados, evaluados, tratados y manejados de manera adecuada. Kilgore destacó que las revisiones aprobadas por el E50 no cambian el proceso de ejecución de la ESA Fase I sino que aclaran el contexto, el proceso de pensamiento y las opciones de categorización del resultado.
    Tres son los grupos principales usan la E1527:

    • Compradores de inmuebles comerciales; la legislación federal de los EE. UU. amplió en 2002 las protecciones de responsabilidad federal de manera que incluyan a "los potenciales compradores de buena fe" en un esfuerzo por facilitar las transacciones con inmuebles comerciales en los que se sabe que hay contaminantes presentes o se espera que los haya.
    • Las municipalidades o las agencias cuasi gubernamentales a las que se exige realizar una evaluación ambiental del sitio como parte de un subsidio para antiguas zonas industriales están incluidas a través de la legislación federal 2002.
    • Las entidades crediticias que financian transacciones con propiedades comerciales; han descubierto que la ASTM E1527 es una herramienta valiosa para evaluar y manejar los riesgos ambientales como parte de sus consideraciones generales para el crédito.

    "A menudo, la ESA Fase I identifica la contaminación legada, el potencial de que el suelo o el agua subterránea se vean afectadas por actividades realizadas mucho tiempo atrás", explicó Kilgore. "Pero a medida que avanzamos hacia un ambiente más sofisticado de manejo de riesgos surgidos de escapes pasados, nosotros como industria también estamos creando lo que llamo remedios para el legado, lo que realmente significa que, ya que a menudo no es económicamente viable eliminar toda la contaminación del pasado, como sociedad aceptamos y reconocemos que algunos contaminantes pueden permanecer siempre que se los maneje correctamente". Kilgore afirmó que la ESA Fase I sirve para garantizar que los actuales y futuros dueños de propiedades conozcan esos remedios para el legado y las obligaciones que los acompañan.

    "Es importante para el propietario de un inmueble saber, por ejemplo, que ciertas propiedades no pueden usarse para un centro de atención diurna o para un centro de vida asistida", agregó Kilgore. "O quizás habrá ciertas cuestiones de manejo del suelo, aguas subterráneas o control del polvo que el propietario quiera volver a desarrollar o complementar".

    Para comprarla, visite ASTM y escriba E1527 en la búsqueda en el sitio o póngase en contacto con Ventas de ASTM (teléfono: 877-909-ASTM).