enero/febrero 2014
    Seccione

    El Comité asesor de ambientes construidos construye un nuevo enfoque

    Para alentar la coordinación entre los numerosos comités técnicos que trabajan en la construcción y áreas afines, ASTM International ha organizado el Comité asesor de ambientes construidos (BEAC, por sus siglas in inglés).

    ASTM desarrolla normas para edificios. Desde el piso hasta el techo y desde las paredes hasta las ventanas, las normas de ASTM International están en funcionamiento con maneras de probar cargas, especificar cañerías, clasificar madera, hacer muestras de tejas y mucho más.

    "En ningún lugar de Estados Unidos (ni de la mayor parte del mundo, en lo que a esto respecta) se levanta un edificio sin un fuerte arraigo en normas", explicó Christopher Mathis de MC Squared, Asheville, Carolina del Norte. Ejemplo: más de 550 normas de ASTM International ayudan a satisfacer los requerimientos del Consejo del código y pueden ser halladas en Normas de ASTM en los Códigos de construcción.

    Aún así, puede lograrse más. "¿Nuestras técnicas de desarrollo de normas pasadas darán respuesta a nuestras necesidades futuras de comportamiento del ambiente construido y de los edificios?" se pregunta Mathis. Y ante el interés intensificado del mercado en la durabilidad y en el comportamiento del edificio completo, así como en la sustentabilidad, ¿cómo debería responder ASTM International?

    Una manera en que está respondiendo ASTM es con el Comité asesor de ambientes construidos (BEAC por sus siglas en inglés), que comenzó a trabajar en marzo de 2013. El BEAC sirve como punto focal para las oportunidades de nuevas normas. Es un grupo de interesados de gran cantidad de comités de ASTM que tienen a su cargo la discusión del panorama más global, a partir del cual las normas podrían abordar mejor los problemas y desafíos de los edificios actuales. Y es un grupo que servirá de puerta para que nuevas normas y proyectos relacionados con el ambiente construido ingresen al proceso de ASTM.

    La situación y el BEAC

    La construcción de edificios está evolucionando con rapidez, con un mayor énfasis en garantizar que los edificios sean mejores edificios, que tengan buen desempeño y que las personas quieran habitarlos y trabajar en ellos durante largo tiempo, según Michael Schmeida, gerente corporativo y de administración de Oatey Co., Cleveland, Ohio y presidente del Comité E60 sobre sustentabilidad. Afirmó: "Es importante que la forma en que se arman y se redactan las normas o en que se complementan refleje el mundo real".

    Además, los edificios, según la Administración de información sobre energía de los EE. UU., dan cuenta del 41% del uso de la energía en los Estados Unidos; consumen más energía que el transporte (31%) o que la industria (28%).1 En los Estados Unidos, al igual que en la mayor parte del mundo, el consumo de combustible y la demanda de energía siguen creciendo. La producción de combustible agrega demanda a los suministros de agua para generar esa energía. (Ver el artículo "Mantener el flujo de un recurso vital".)

    Junto con estas exigencias, una mayor preocupación por el medio amiente y la necesidad de durabilidad de los edificios exigen mejor eficiencia energética, ahorros de agua, mejor calidad ambiental de los interiores, reducción de residuos y materiales más eficaces. La sustentabilidad (ser más ecológicos al tiempo que se tiene sentido económico y se logra funcionalidad) tiene cada vez mayor prevalencia en muchos ámbitos). Los edificios son parte de este cambio tal como se ve en iniciativas como el Código internacional de construcción ecológica del Consejo internacional del código; LEED (Liderazgo en energía y diseño ambiental) del Consejo de construcción ecológica de los EE. UU., la norma 189.1, Norma para el diseño de edificios verdes de alto desempeño, salvo edificios residenciales de poca altura, de ASHRAE; USGBC y la Illuminating Engineering Society; y muchas más.

    Daniel Lemieux, director y gerente de unidad de Wiss, Janney, Elstner Associates Inc. en Washington , D. C. y presidente del Subcomité E06.55 sobre Comportamiento de cerramientos de edificios, parte del Comité E06 sobre Comportamiento de edificios, observa un cambio en el mercado hacia un comportamiento integral del edificio y una necesidad asociada para atender el cambio. "A medida que el mercado a nuestro alrededor sigue avanzando hacia un comportamiento totalmente integrado del edificio completo, debemos hallar maneras de superar en ASTM los "silos" de conocimientos que tan bien nos han servido durante muchos años, y buscar creativamente maneras de facilitar y promover la polinización cruzada entre nuestros comités y nuestros miembros. El BEAC es una manera de comenzar a hacerlo", agregó. 

    El subcomité de Lemieux ha desarrollado, entre otras normas, la E2813, Práctica para la puesta en servicio de cerramientos de edificios (BECx, por sus siglas en inglés), que establece pautas y referencias cuantificables y factibles para el comportamiento de cerramientos de edificios que se evalúan continuamente a lo largo del proceso de entrega del proyecto, desde el anteproyecto hasta el diseño, la construcción, la ocupación y el funcionamiento. Agregó que el BEAC es una extensión natural del esfuerzo que llevó al desarrollo de la E2813 y al desarrollo en curso de un Programa de certificación de personal en BECx. Y lo que es más importante, agregó, el BEAC es una oportunidad para ASTM de crear una "puerta"  y comprometer con mayor eficacia la experiencia que existe en todo el espectro de comités y subcomités de ASTM para los interesados de las profesiones de diseño, desarrollo, construcción, seguros y asuntos legales de inmuebles.

    Mathis está de acuerdo. Afirmó que el Comité E60 es para él uno de los primeros lugares de ASTM en donde se han reunido los profesionales concentrados en diferentes partes de los edificios. Ahora, a través del BEAC, agregó: "Estamos reuniendo intereses diversos, creando la oportunidad de compartir conversaciones". Por ejemplo, el BEAC puede analizar por qué algunos edificios toleran el agua o los hongos más que otros, y la forma en que este conocimiento puede aplicarse a todos los edificios.

    Proyectos iniciales del BEAC

    Los miembros del BEAC son representantes de aproximadamente 22 comités técnicos de ASTM que trabajan en el entorno construido. Algunos de los comités a los que pertenecen los miembros tienen más de 100 años de existencia. Otros comités de origen más reciente apuntan a materiales más nuevos. En conjunto, estos grupos son responsables de cientos de normas y tiene docenas más en preparación.

    En 2013, luego de su organización inicial, el BEAC celebró reuniones virtuales e hizo presentaciones en las semanas del comité para crear conciencia de las oportunidades del BEAC y para apuntar a emprendimientos específicos en los que su experiencia es relevante.

    El BEAC ha identificado varios proyectos y proyectos de extensión para sus miembros, entre los que se destacan los siguientes.

    EESCC de ANSI

    Un proyecto actual del BEAC se concentra en colaborar con la Energy Efficiency Standardization Coordination Collaborative, una iniciativa del American National Standards Institute. La EESCC está desarrollando una hoja de ruta que identificará las normas existentes y propuestas para la eficiencia energética y el entorno construido, así como aquellas necesarias. Lemieux, que representa al BEAC en el trabajo de la hoja de ruta, manifestó que: "Funcionalmente, lo que ANSI está haciendo es una suerte de análisis de faltantes con respecto al uso de la energía en los edificios, y de dónde se encuentran esos faltantes en términos de diseño y construcción".

    Lemieux dio un ejemplo de una consideración sobre eficiencia energética: fugas de aire en la envoltura del edificio, en particular en la interfaz entre la fachada y el techo. "Esta interfaz en particular es una fuente frecuente de fallas", explicó. "Durante la fase de diseño, no siempre se entiende o se aborda en su totalidad la necesidad de contar con un detalle eficaz de esa interfaz para garantizar la continuidad de la barrera de aire y térmica y una mejor eficiencia energética". Un posible resultado de la EESCC podría ser una guía de ASTM para detallar la interfaz que ofrecerá pautas en esta área a la comunidad de diseño.

    El NIBS y la Guía de diseño basado en el comportamiento para edificios

    El BEAC están considerando en la actualidad la posibilidad de una norma u otro producto de ASTM a partir de la Guía nacional de diseño basado en el comportamiento para edificios en preparación en el Instituto Nacional de Ciencias de la Construcción, que realizó el pedido. Según Lemieux, "el BEAC es una gran lugar para pensar y considerar" qué tipo de herramienta de ASTM se adaptaría mejor a las necesidades del mercado. La guía propuesta del NIBS responde a una demanda creciente de objetivos basado en el comportamiento para el diseño, la construcción y el funcionamiento de edificios e incorporará niveles de comportamiento. El NIBS y ASTM International ya están colaborando con un documento sobre el proceso de puesta en servicio de cerramientos en edificios a través de un memorando de entendimiento de 2012 con el objetivo de publicar pautas complementarias al BECx.

    ASHRAE 189.1

    La ASHRAE 189.1, una colaboración de la ASHRAE, el Green Building Council (Consejo de construcciones ecológicas) de los EE. UU. y la Illuminating Engineering Society (Sociedad de ingeniería en iluminación), es requerida por numerosos municipios y es un camino de cumplimiento del Código Internacional de construcción ecológica del Consejo internacional del código. La 189.1 también es un documento con contribuciones de los miembros del BEAC.

    La norma 189.1 brinda un "paquete de sustentabilidad total del edificio" para los profesionales que diseñan, construyen y operan edificios; la norma aborda la sustentabilidad del sitio de la obra, el uso del agua, el ambiente interior y el impacto sobre la atmósfera, los materiales y los recursos.

    "La interfaz entre ASTM y la ASHRAE 189.1 ha resultado realmente buena", comentó Schmeida, con la participación de profesionales en ambos grupos. Esto es útil, según Schmeida, ya que la 189.1 este en un ciclo de mantenimiento continuo, y el comité responsable del proyecto se reúne una vez por mes. El trabajo de vinculación implica comunicar al BEAC los cambios realizados en la 189.1 y al grupo de la ASHRAE la posible referencia a otras normas del ASTM en el documento. En la actualidad, se hace referencia a 15 normas de ASTM International en la 189.1 sobre temas como fugas de aire, transmisión sonora y reflectancia solar.

    Dirección del BEAC

    Para 2014, el BEAC está considerando programas sobre temas que atraviesan múltiples comités técnicos de ASTM, tal como desgaste y durabilidad, en donde los comités además del G03 sobre Desgaste y durabilidad pueden presentar e intercambiar información, y discutir sobre colaboración y coordinación. Otro esfuerzo podría ser conectar a los comités de ASTM que trabajan con cielorrasos, techos y paredes para impulsar el trabajo en nuevas normas y enriquecer las actuales. El BEAC también seguirá creando conciencia y alentando los debates sobre normas necesarias para el entorno construido. Tal como dijo Schmeida: "El BEAC podría considerarse el pegamento que une a los comités que trabajan con normas relativas a los edificios y la construcción".

    El BEAC también continuará teniendo en cuenta su membresía, su potencial y su misión. Tal como ha expresado en sus presentaciones del BEAC, Mathis pregunta: "¿Están en esta sala todas las personas correctas? ¿Están representados todos los comités adecuados? ¿Estamos haciendo las preguntas correctas? ¿Sabemos cuáles son los temas críticos que requieren mayor colaboración?" Su respuesta es que el BEAC puede conectar líderes en el entorno de la construcción dedicados a actividades de desarrollo de normas así como identificar las áreas en las que se requiere colaboración. "El entorno construido del futuro se diseñará y construirá sobre una sólida base de normas, las que visualicemos, desarrollemos y empleemos colaborativamente", sostiene.

    Lemieux y Schmeida están de acuerdo en que el BEAC aún está evolucionando. Sus primeras reuniones se han centrado en proyectos con los que el BEAC puede generar un impacto inmediato pero también en la generación de ideas, explicó Lemieux. Siente que el impacto potencial del grupo podrá verse el año próximo con el trabajo en curso entre ASTM y el National Institute of Building Sciences (Instituto Nacional de Ciencias de la Construcción). "Creo que toda la comunidad del diseño y la construcción hallará refrescantes las asociaciones que se forman (tanto interna como externamente) a través del trabajo del BEAC", expresó Lemieux. "Resulta apasionante que ASTM tenga la agilidad suficiente para reconocer las demandas cambiantes de sus servicios y experiencia y para responder a ellas, y que cuente con la profundidad técnica para seguir contribuyendo significativamente con el desarrollo de normas".

    Un próximo portal Web del BEAC incluirá información sobre los comités de ASTM International que desarrollan normas para la construcción de edificios y el entorno construido así como documentos claves de esos comités. Además, destacará las reuniones y simposios próximos.

    Para conocer más sobre el BEAC, ponerse en contacto con Stephen Mawn de ASTM International (teléfono: 610-832-9726).

    Referencias
    1. Administración de información de la energía en EE. UU., “How We Use Energy (Cómo usamos la energía),” visitado el 4 de diciembre de 2013.